guanajuatobest.com Blog


Ruidos Subterraneos

Posted in Sierras y Montañas by Guillermo Smith on the March 25th, 1995

En las calles de Guanajuato nuevamente se dejan escuchar los retumbos de los barrenos que perforan el túnel norponiente, haciéndonos recordar las explosiones que se realizaron cuando se construyeron los túneles de los años 70’s, sin embargo nuestra ciudad no ha sido ajena a ruidos subterráneos en el pasado.


En registros y efemérides existen antecedentes acerca de que, desde el siglo XVII, se empezaron a oír estos fenómenos y para el siglo XVIII, específicamente el 9 de Enero de 1784, se presentaron con terrible intensidad y frecuencia, pues duraron mas de 1 mes y causaron tal alarma entre la población que muchas personas abandonaron la ciudad.


Es oportuno acotar que la ciudad, por estar localizada sobre un macizo sólido de conglomerado rojo, es de las zonas de menor peligro sísmico; asimismo, la particularidad de que el radio de acción de estos ruidos subterráneos se limita a un área comprendida entre la sierra de Santa Rosa al norte y al sur por la cuesta de Jalapita en Marfil, lo que descarta la hipótesis de un movimiento telúrico.


En años posteriores se repitieron estos ruidos, siendo que el 29 de Junio de 1859, se escuchan con notoria solidez y aunque al final del día desaparecen no dejan de preocupar a los habitantes de la ciudad.


El 11 de Noviembre de 1874 se presentan nuevamente estos ruidos, pero esta vez, durante los siguientes tres días se llegan a contar en más de cien, de diferentes intensidades, siendo algunos de tal magnitud que fracturan algunas construcciones de adobe, resultando la mas afectada el Colegio de Santa María de Valenciana, el cual, por este motivo se cambia a un edificio de la calle Mendizábal.
Para los años 60’s, anterior a la construcción de los túneles, otra vez se perciben estos sonidos, como lo recordamos algunos guanajuatenses, con intensidad ligera pero bien definida su localización subterránea, similar a la descrita por los historiadores de los anteriores fenómenos.


Aquí debemos hacer un paréntesis, entre estos ruidos de origen netamente subterráneo y el ruido de alta magnitud que se registró sobre nuestra ciudad el año pasado.  Este fenómeno presento condiciones completamente diferentes a los anteriores, pues se trató de una onda expansiva de alta velocidad que se desplazaba de una dirección a otra y que incidió en forma diferente en varios sectores de la ciudad, presentando una onda oscilatoria, semejante a la que cuatro años antes afectó a la ciudad de Irapuato, en la que las casas orientadas al norte sufrieron la rotura de sus ventanas; caso contrario de la ubicadas con cara al sur, las cuales aunque resintieron la onda de choque, no acusaron estos destrozos. Asimismo, las minas de Guanajuato no reportaron siquiera haber sentido este fenómeno.


Lo anterior sólo deja como posibilidad que este último suceso se debió a la onda expansiva producida por un avión al romper la barrera del sonido a una altura relativamente baja.
Ahora, regresando a los ruidos subterráneos a que nos veníamos refiriendo, esperemos que no se repitan y que el subsuelo nos permita seguirlo perforando como lo hemos hecho a través de mas de 400 años de historia de la minería Guanajuatense.

Marzo 25 de 1995.

Ing. Guillermo F. Smith Guerrero.