guanajuatobest.com Blog


Nuevo acceso

Posted in Sierras y Montañas by Guillermo Smith on the December 19th, 1997

            Los constructores de la obra del torreón y el polvorín de Noria Alta nunca pensaron que estos elementos de arquitectura de siglos pasados originarían una diversidad tan encontrada entre dos grupos de opinión que han cavado sus trincheras, defendiendo férreamente sus posiciones.


             La construcción del acceso a la ciudad de Guanajuato determina la necesidad de llegar al nudo gregoriano que se ha constituido debido a la confluencia de cuatro vías con aportación vehicular de alta magnitud como es la llegada del acceso actual por curvas peligrosas, la salida de Guanajuato vía Pozuelos, la salida de Guanajuato vía Real de Minas y la llegada de la antigua carretera a Marfil, complicando esta situación de aforo con la condicionante topográfica de estrechez del terreno.


             La ingeniería civil es precisa y los estudios de densidad vehicular, de origen y destino, velocidad de tráfico y grado de pendientes y radio de giro de las curvas, nos arrojaron un proyecto geométrico con todas las cualidades y capacidades requeridas, no sólo para el momento actual, sino con proyecciones a más de 15 años.


             El siguiente paso en el proyecto es, consecuentemente, el arquitectónico, que consiste en determinar específicamente el estilo, el concepto constructivo y el matiz que se otorgará a los acabados. Conscientes de la importancia de este género, se propuso que la solución específica a este proyecto recayera en profesionistas destacados de la rama de la arquitectura, que sobresalieran por sus trabajos anteriores y que tuvieran amplia presencia en nuestra ciudad. Aunque la gama era muy rica, se propusieron tres de ellos, conformando esta terna la Arq. Guadalupe Horta de Labarthe, el Arq. Nicolás Núñez y el Arq. Luis Rodríguez Taboada, a quienes se les propuso la presentación de un preproyecto que se enriqueciera con una perspectiva que englobara los elementos del entorno.
 
            Desgraciadamente, la Arq. Horta no presentó su proyecto, tal vez debido a la limitación de tiempo y por sus actividades profesionales y familiares, pues en esos días se coronó su hermosa hija como reina de Guanajuato; pero sí aportó un cofre de valiosas opiniones y conceptos que en mucho ayudaron al proyecto.


             Aunque yo considero que su no participación se debió a su alta calidad ética, que como Presidente del Colegio de Arquitectos, no quiso inclinar la balanza a ninguno de los lados de opción,  posición que la engrandece y valora.


             La segunda propuesta fue muy interesante, es en la que se apreció más trabajo y tiempo invertido en su ejecución y contemplaba elementos tradicionales de mampostería, contrastando notablemente entre éstos y una estructura metálica innovadora para el paso a desnivel vial.


             La tercera propuesta presentaba una forma tradicional con elementos característicos de nuestra ciudad como las arquerías de piedra rematadas con tajamares de elementos ubicados en los puentes del río Guanajuato, pero terminados con acabados de concreto martelinado que ubican la edad de su construcción en el contexto histórico de su ejecución.
 
            Este último proyecto, sin demeritar en nada el anterior, fue escogido para ser el proyecto ejecutivo, siendo el realizador el Arq. Luis Rodríguez Taboada. Inmediatamente y como paso primordial, fue exponerlo ante algunos colegas de profesión y aunque los conceptos expresados fueron diversos, sirvieron para conformar un resultado que cambió notablemente el proyecto original, quedando finalmente uno que merece el calificativo de estupendo y que aglutinó un mar de opiniones.


             El proyecto fue presentado al Colegio de Ingenieros Civiles, al Presidente Municipal y Regidores, así como al Colegio de Arquitectos y se publicó en diferentes medios de comunicación para que la población general lo conociera.


             Ahora se requiere la aprobación del Comité Técnico de la Presidencia que dará su aval o rechazo al proyecto, situación que enfrentará diferentes apreciaciones respecto a la conservación de la ciudad.


             Por un lado, los innovadores abogarán por hacer estructuras completamente modernas, con losas prefabricadas y elementos de concreto y acero que marquen completamente la diferencia entre los elementos ya existentes y los de nueva creación.
 
            En el otro margen ideológico, se ubicarán los conservacionistas que pugnarán porque el concepto antiguo de nuestra ciudad se conserve y no se pierda o se transforme, como es el caso de las casas que coronan la loma frente a Pozuelos, o el conjunto modernista de Pozuelos.


             Los unos opinan que en la Plaza del Louvre se construyó una pirámide de cristal junto a los castillos reales y que es el concepto que domina la arquitectura actual; y los otros sostienen que se puede hacer arquitectura actual solamente matizada con elementos que al ojo conocedor identifiquen la acción en el concepto tiempo.


              Una apreciación que tendrá el ciudadano y visitante común y corriente al llegar al nuevo marco que será el portal de nuestra ciudad, como primer concepto, es que está llegando al periférico de la ciudad de México y otro al entrar a una ciudad centenaria, cuya arquitectura se considera patrimonio de la humanidad.


              Difícil disyuntiva tienen los arquitectos de nuestra ciudad en concordar en el concepto.


             Es necesario hacer mención de la alta responsabilidad que tienen ante sí, pues su decisión determinará la concepción para la conservación de la ciudad de Guanajuato.

Diciembre 19 de 1997.

Ing. Guillermo F. Smith Guerrero